¿ Necesitas ayuda?

A continuación, vamos a contarte algunos de los motivos más frecuentes de por qué rasca la cachimba. Así como también un detalle adicional de cómo recuperar un tabaco que perdió su calidad al secarse por estar expuesto al aire durante más tiempo del que resiste antes de perder sus cualidades.

¿Por qué rasca la cachimba, cuál es el fallo?

Vamos a contarte algunas de las razones por las cuales la cachimba puede rascar o picar tu garganta.

El tabaco se puede estar quemando demasiado

Aunque añadir bastantes carbones puede ayudarnos a obtener una mayor cantidad de humo, también puede ocasionar un efecto adverso y es el de elevar abruptamente la temperatura, haciendo que el tabaco pase de quemarse lentamente, a hacerlo mucho más rápido y así obtendremos ese sabor tan desagradable.

También puede deberse a que el agujero de la cazoleta está tapado

Si cuando preparabas la shisha no fuiste cuidadoso y prensaste excesivamente el tabaco o simplemente no lo colocaste en buena posición, entonces ocurra que este tapone el flujo de aire de los agujeros.

Esto se traduce en que, si el aire no consigue atravesar exitosamente y refrescar nuestro tabaco, se consumirá y quemará muy rápido provocando también el punto anterior.

La calidad y estado del tabaco o carbón

Otro punto importante que, si no se cuida, puede ocasionar que la cachimba rasque la garganta, es que los carbones o el tabaco estén en un estado deplorable.

Por ejemplo, si este está muy seco debido a que estuvo expuesto al aire durante un tiempo prolongado, entonces no tendrá la resistencia necesaria al calor y resultará picoso para nosotros. Por esta razón, debes cuidar mucho este aspecto cuando estés preparando tu shisha para evitar desperdiciar los carbones o el tabaco de esta forma.

Si el tabaco está seco, ¿Cómo recuperarlo?

Esto parte del punto anterior, donde conocimos que si el tabaco estaba seco, entonces podría ocasionar que fuera picante o rasque nuestra garganta, haciéndonos toser e irritándola, en algunos casos.

Sin embargo, si tu tabaco está seco, no todo está perdido, ya que puedes recurrir a un líquido especial para devolverle los atributos perdidos.

Este líquido en cuestión se denomina melaza de cachimba y es exactamente el mismo que contienen los tabacos, siendo totalmente natural y elaborados utilizando la miel como base, ofreciéndonos sabores bastante variados.

Esta es la mejor forma de recuperar un tabaco que se secó, pues le devolverá ese “jugo”, por así decirlo, que perdió al pasar mucho tiempo abierto. También debes tener presente que cuentas con un montón de sabores distintos para potenciar tu experiencia de fumado.

En cumplimiento con Ley 34/2002, de servicios de la sociedad de la información te recordamos que al navegar por este sitio estás aceptando el uso de cookies. Leer más